Literatura

Prólogo al libro «Lo aprendí en el camino», de Leyla Moreno Barbieri

  • La presentación del libro, tanto en su versión portuguesa como española, se realizará -si la pandemia lo permite, en la sede de Nova Acropole de Lisboa (Circular Sul do Bairro da Encarnação 35C), el sábado 31 de julio, a las 17h. La autora estará presente y firmará libros a los interesados.

Estamos acostumbrados, al leer artículos en diferentes revistas o periódicos -en la narrativa de los escritores actuales y sobre todo en la poesía- a experimentar sensaciones generadas por el abuso de las figuras del lenguaje, de la retórica vana, en una agitación desordenada donde lo que pierde es el Alma, pues nada hay detrás.

Lo que es cada vez más difícil encontrar es quien, sincera, honestamente, se desgarre a sí mismo, para que desde sus heridas irradie la luz, la vida, el pan de las Almas, el vino de comunión con el misterio de todo lo que alienta. Como el mítico pelícano que alimenta sus crías con la sangre del corazón.

La retórica y sus herramientas, que se pueden estudiar y ejercitar durante años, en lo que puede ser, si estético, una gimnasia de la mente y de la emotividad saludable, no pueden sustituir sin embargo al Logos, al mensaje, al Árbol de la Vida que se abre desde el corazón creador de quien se da a sí mismo, sin ningún tipo de máscaras. A quien ofrece su Alma desnuda. Pues el Alma, en su naturaleza incontaminada, o sea, real, es siempre bella, bella, bella.

La vivencia profunda, el alma estética, de forma natural por sí misma encuentra y deja tras de sí un bello camino. Hay quien depura sus recuerdos y experiencias más dolorosas en elixir que ayude a curar a los otros. El dolor propio, a través de una alquimia interior, se convierte en remedio del otro, en enseñanza.

Y aquello que es cotidiano, sin aparente importancia, simple, se puede convertir en revelación, como si Dios mismo dejara oír su voz en la zarza ardiente. Toda la Naturaleza, si tuviéramos el corazón inocente de un niño o puro de un sabio se nos revelaría así, como un milagro, palabra que en su sentido etimológico no significa nada que viole el orden establecido, sino “admirable”. Cada letra de la vida podría, con esta pureza, escribirse en fuego en el corazón, como una revelación divina.

Leyla Moreno Barbieri es de estas personas, que leen en el mar, en la estrella, en el abrazo amigo, en el beso amado, en el tic-tac del reloj, en el compás de las estaciones, en la flor que se abre tímida, pero vigorosa entre las piedras; en la mirada del perro o gato que está empezando a comprender y que ama incondicionalmente a su dueño y benefactor.

Sus escritos fluyen con la naturalidad de lo que es auténtico, sin ningún tipo de artificios, y arrebata así el alma con esa belleza. Sabemos en un momento que es su Alma quien está desvelando sus misterios y lo que ha hallado en la dura senda que se abre, nunca sin dolor, hacia el futuro. Los pasos dados nunca son una maldición, por más angustiosos que sean, si están dados en el camino, si avanzan hacia donde la vida dicta, y no nuestra ignorancia o fantasías o temores.

He tenido la fortuna de conocerla y dialogar con ella, cuando adolescente, y con sus hermanos Christian y Luís Víctor, y su madre, Alexandra, muchas horas sobre los grandes temas de la Filosofía Natural: Dios, el Dharma y el Karma, la Libertad y la Predestinación, la Naturaleza del Alma Humana, el Misterio de la Muerte, el Significado de la Belleza, la Naturaleza y la Historia como maestra; lo que, si se hace con el corazón, genera vínculos que nada ni nadie puede romper, y que bien podemos llamar semillas de fraternidad. Hace poco tiempo me sorprendió con sus escritos en los que vi y sentí tanta belleza, que compartí con todos los que me rodean. Ahora estos escritos se han convertido en un libro, condensada su luz interior en forma de letras y palabras y oraciones, una de las formas de vestir el Alma, como otra los son los sonidos, silencios e intervalos musicales. Y un tesoro más son las imágenes añadidas al texto, realizadas por quien bien la conoce, Alfredo, pues es su compañero de vida y bien sabe dar ritmo, figura y color a lo que quiere decir, como si un espejo mágico pudiera reflejar las imágenes invisibles del Alma.

Este libro revelando al Alma de su autor, y su luz, puede ser también una ventana a la tuya misma y su luz, tales son los misterios de nuestra condición, hermanos hijos de la Tierra y también del Cielo. Léelo como si te asomaras a tu misma Alma. Guárdalo como un tesoro, que lo es.

José Carlos Fernández

Almada, 22-03-2021

A modo de ejemplo, unas perlas del libro:

SIN PRISA

No me gusta el que me adula, el que me halaga.
Sin motivo ni causa muy precisa.
Prefiero al que a mi paso cabalga, sin demostrar ninguna prisa.

Quién destaca tanto bien de mi persona,
sin saber ni siquiera de mi vida,
me invita a pensar que me traiciona, me confunde,
se disfraza de otra guisa.

Prefiero a quien me indica mis errores,
me lleva de la mano a subsanarlos.
Acepta mis lunas y mis soles.
Me hace crecer con cada paso.

Quién a veces me demuestra ante el espejo,
que debo arreglarme mi tocado.

SOL DE INVIERNO

Desenterrando la esperanza, construyendo una nueva armadura. Sin viento a favor, con la espada cerca del corazón. Moviéndonos entre la niebla y la oscuridad, buscando la luz a cualquier precio. Regalando esperanza a almas rendidas. Desenmascarando caras ocultas, creando segundas partes, segundas oportunidades.

Trazando líneas rectas, objetivos claros, luchas justas, buscando el sol en el invierno.

Si el artículo le ha gustado, deje por favor un comentario. Agradecemos su opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.