Historia

Historia oculta de la especie humana

Este libro es en verdad la versión resumida de “Arqueología Prohibida”, por Michael A. Cremo y Richard L. Thompson, de casi mil páginas. Editado este último en 1993 es quizás, y el futuro dirá, uno de los libros más importantes del siglo XX, por lo menos en lo que a revisión histórica se refiere, y usando la palabra “revisión” en el mejor sentido, o sea, el de la necesaria revisión de lo que ha sido manipulado, adulterado, intencionalmente ocultado, etc.

 

Paranthropus aethiopicus

En Estados Unidos causó conmoción y rápido se hizo ver que sus tesis eran creacionistas, o que Michael Cremo era un fiel de los Hare Krishna, intentando así desacreditar infamemente a su autor, respecto a su seriedad “científica”. Pero la conmoción que el libro causó era debida a la objetividad de sus planteamientos, al caudal de los hechos inequívocos presentados, fruto de un arduo trabajo de investigación, a la seriedad de sus razonamientos, y en fin a un aplastante sentido común. Como contra ellos no se podía luchar, era necesario hundir en la porquería al autor, fuera como fuera.

Hoy mismo leer el artículo que le dedica la Wikipedia inglesa es simplemente vomitivo, lo poco que se centra en los hechos y como usa todo lo que puede para, eso sí, muy sutilmente, ensuciar la obra y a Michael Cremo.

Desde que apareció el libro, seguí de cerca la polémica y esperé que llegase a Europa, que, darwinista hasta la médula, estaba blindada ante cualquier tesis contraria, por lógica y fundamentada que fuera. Ha tardado casi 30 años en ser editado en español, a pesar de que por revolucionario y bien justificado habría tenido un importante número de lectores. Las noticias pueden llegar en un momento a todas las partes del globo, pero ahí están la conspiración del silencio y el poder de la infamia, y los látigos de la propaganda, y las cortinas de humo cuando necesarias.

El libro demuestra con un aluvión de hechos -gran parte de ellos enterrados durante decenios-que la procedencia del hombre del mono es una construcción mental basada en la “filosofía” del darwinismo, pues se han encontrado fósiles de huesos totalmente humanos en estratos geológicos perfectamente definidos, y muchas veces junto a los de homínidos. Y esto sin contar los “objetos fuera de lugar” que son una pesadilla para los investigadores pues no hay forma de explicar qué hacen ahí, y a los que dedica un capítulo. Especifica claramente, y con el testimonio de expertos que hoy han sido relegados, y no se les oye, que los australopitecus o son directamente chimpancés o gorilas jóvenes, o mucho más simiescos de lo que imaginamos, con estructura ósea más para desplazarse entre árboles que para caminar. Que el Homo habilis era más bien un simio inhábil incapaz no sólo de construir sino de manejar las herramientas que se le atribuyen, que bien podrían ser de otros homos cercanos, sapiens, sin dudas. Que las huellas de Laetoli, de 3.6 millones de años y atribuidas, por tal antigüedad al australopitecus son idénticas a las que dejaría un pie desnudo en la actualidad, lo que coincide con las encontradas hace poco en Creta, por un equipo científico, de 5.7 millones de años e idénticas también a las huellas de un Homo sapiens sapiens actual.

Estudio de varias de las huellas de Laetoli

Y para colmo, todo un capítulo de pruebas testimoniales serias e incluso fotográficas de hombres gorilas -o sea, caminando totalmente erguidos- en todos los continentes del mundo, por más que el famoso por excelencia sea solo el Yeti tibetano. O sea que los homínidos estaban hace cinco millones de años -si atendemos a los estratos geológicos en que encontraron los fósiles- y siguen ahora, exactamente igual que los homo más o menos sapiens, o sea, nosotros mismos.

Gran parte de los datos de esta investigación han sido obtenidos antes de que cristalizara como dogma la tesis darwinista. En hallazgos, que contrariamente a lo que dice la wikipedia, fueron realizados por expertos en estratos geológicos y en trabajos con fósiles, y aprobados además luego por asambleas de especialistas:

“En los primeros años del darwinismo, cuando aún no había una historia bien definida de la descendencia humana que fuera necesario defender, los científicos profesionales hicieron y registraron muchos descubrimientos que hoy no serían aceptados ni siquiera en las páginas de una revista más respetable en el medio académico que la National Enquirer. La mayoría de estos fósiles y artefactos fue desenterrada antes del descubrimiento que hizo Eugene Debois del Hombre de Java, el primer homínido proto-humano entre el Dryopithecus y los seres humanos modernos. El Hombre de Java fue encontrado en depósitos del Pleistoceno Medio, a los que, en general, se atribuyen 800.000 años de edad. Este descubrimiento se convirtió en un marco de referencia. A partir de ahí, los científicos no debían esperar encontrar fósiles o artefactos trabajados por seres humanos anatómicamente modernos en depósitos de edad igual o mayor. Si así lo hicieran (o alguien mas prudente) debían llegar a la conclusión de que tal era imposible y hallarían algún modo de desacreditar dicho descubrimiento, clasificándolo de error, engaño o embuste. Antes del Hombre de Java, sin embargo, científicos conceptuados del siglo XIX encontraron una serie de restos de huesos humanos anatómicamente modernos en estratos antiquísimos. Y también encontraron un gran número de artefactos de piedra de diversos tipos, así como huesos de animales con señales de haber sido trabajadas por manos humanas.”

Es difícil, para el que aún no sea esclavo del paradigma actual, leer este libro y no desechar para siempre que el hombre proviene del simio. Mente libre, razonamientos claros, hechos fundados y aceptados por legiones de expertos del momento, no, vade retro, el ser humano no proviene del mono… en todo caso y por lo que vamos descubriendo, es, si acaso, al contrario.

Jose Carlos Fernández
Almada 14 de marzo del 2020

Si el artículo le ha gustado, deje por favor un comentario. Agradecemos su opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .